Vilaseca

MISIÓN

El Colegio Vilaseca es un Centro Docente Católico Privado, inspirado en el Carisma Josefino; forma a los estudiantes como personas íntegras, ciudadanos útiles, cristianos convencidos y apóstoles auténticos; ofrece una formación integral, fundamentada en el paradigma humanista y la aplicación diaria del Evangelio; para contribuir al desarrollo de una sociedad más justa, fraterna y humana

VISIÓN

El Colegio Vilaseca busca ser una institución reconocida por su excelencia educativa, preocupada por el fortalecimiento de la familia, la identidad de los jóvenes y la calidad profesional de los profesores

quienes-somos2

HISTORIA

En 1980 llegaron por primera vez a Costa Rica los Misioneros Josefinos. Su presencia en el país se puede dividir en dos etapas netamente claras: la primer, distinguida por la pastoral vocacional y la formación de futuros misioneros; la segunda, antecedida por el traslado y suspensión en el país de la primera, gestándose la posibilidad de fundar un centro educativo. En 1994 se realizan los primeros trámites para la apertura de esta institución, la cual fue inaugurada oficialmente el 27 de febrero de 1995.

Su fundación obedece a dos intereses básicos. Por una parte, el cantón de San Isidro requería de un centro educativo que ofreciera, además de calidad académica, formación espiritual y valores humanos; y, por otra parte, existía la necesidad de difusión de una Espiritualidad Josefina a la comunidad herediana.

La congregación, siendo consecuente con su carisma, viendo las condiciones propicias para la fundación de un colegio, tiene en cuenta la opinión de la comunidad, de poder atender a los jóvenes con una educación espiritual y moral. Es por eso que se toma la decisión de iniciar con secundaria, por el hecho de que es en la edad adolescente donde se generan las mayores posibilidades de moldear conductas positivas o negativas. Por otra parte, el colegio ha tenido la finalidad de convertirse en un aliado de los padres de familia en la formación de los jóvenes.

En el primer año de labores el Colegio contaba con una población realmente pequeña: un grupo de sétimo nivel con 27 estudiantes y un profesor por cada materia, además de un personal administrativo muy reducido. A partir de 1996 ingresa un nuevo grupo cada año, consolidando y fortaleciendo la institución y lográndose, hasta el momento, diez generaciones de egresados, que se han caracterizado por los altos niveles académicos, conciencia espiritual y buena experiencia humana.

Desde su fundación el Colegio Vilaseca se ha caracterizado por trabajar con grupos pequeños, lo cual permite a los profesores mantener un buen control de la atención, la disciplina y la participación de todos los estudiantes. Esto permite también ofrecerles una atención más personalizada, pues por medio de un trato más humano, más cercano, se les escucha y se atienden sus dudas e inquietudes.

PADRE JOSÉ MARÍA VILASECA

padre_vilaseca

El Padre José María Vilaseca, nació el 19 de enero de 1831 Igualada (Cataluña), España. Mientras vivía en Barcelona, fue invitado para misionar en América, viajando al nuevo mundo y radicándose en México.

Ingresó a en los Misioneros Vicentinos y ser ordenó sacerdote en 1856. Los primeros años sacerdotales los dedicó a las misiones entre los indígenas. En sus primeros años tuvo una fuerte enfermedad que casi lo lleva a la tumba; cuando se recupera hace la promesa (voto) a Dios de “hacer siempre y en todo lo mejor”.
Vivió momentos de dura persecución por parte del gobierno mexicano, buscando hacer siempre y en todo lo mejor; fundó en 1869 una imprenta para defender a la Iglesia Católica de la persecución. En esta difícil situación, las monjas y los sacerdotes eran expulsados del país, y los hospitales, escuelas, colegios y demás obras de caridad quedaban sin personal para atender a los necesitados.

El Padre Vilaseca, impulsado por su deseo de hacer siempre y en todo lo mejor y para enfrentar esta situación, funda en 1872 una asociación de laicos comprometidos (Asociación Universal de San José); a los Misioneros Josefinos (Sacerdotes) y a las Hermanas Josefinas (Religiosas); que se expandieron por todo México atendiendo escuelas, colegios, hospitales, asilos, y promoviendo la devoción a San José, a quién dedicó las fundaciones.

Finalmente falleció el 3 de abril de 1910 el olor a santidad. Actualmente se encuentra en proceso de beatificación en la Santa Sede.

***

LEER +

SISTEMA EDUCATIVO

El sistema educativo josefino se inspira en el Carisma Josefino que es un conjunto de principios y valores inspirados en la vida y obra del Fundador de la Congregación de Misioneros de San José, Padre José María Vilaseca; consiste en el anuncio de la Buena Nueva, que tiene como centro a Jesús, que vivió en Nazaret con María y José y, ungido por el Espíritu, evangelizó a los pobres e hizo siempre lo que agradaba a Dios Padre. Tiene dos ejes fundamentales

Así, el misionero josefino, a imitación de su fundador José María Vilaseca, apóstol de San José, se dedica a la evangelización, en tres áreas de acción principales: las misiones, la educación y las parroquias.

• Principios Josefinos. Los principios de la educación josefina son: estar siempre útilmente ocupados; hacer siempre y en todo lo mejor; e ir adelante, siempre adelante, pues lo quiere San José

• Sistema Educativo J-O-S-E. El sistema educativo JOSE se compone de cuatro áreas: Jugar, Orar, Servir y Estudiar

quienes-somos3

***

quienes-somos3

SAN JOSÉ ESPOSO DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

La figura de San José fue muy importante para el Padre Vilaseca. El primer nombre que recibió el padre Vilaseca en el bautismo fue: José. Al ordenarse sacerdote toma como padrino a San José. Más tarde funda una revista “El Propagador de la Devoción a San José” que todavía se imprime en México. A San José le dedica sus fundaciones, y en 1873, es tomado preso por el gobierno y desterrado de México; a pesar de todo puede regresar, atribuyendo ese milagro a San José. Fue tan grande su devoción y amor a San José que inicia en 1889 la construcción del Templo de la Sagrada Familia, que todavía se encuentra de pie en México. El Padre Vilaseca tiene que padecer muchas pruebas y tribulaciones, pero en medio de las pruebas siempre acude a San José; palpa la protección de San José en su vida personal.

San José es el patrono de los Misioneros Josefinos, y es su modelo de maestro; porque fue el maestro de Jesús de Nazaret. San José fue padre, maestro, y con su ejemplo, con sencillez y con un gran amor a su esposa y a su hijo, les dedicó su vida.

****